Carlos Ballarta: El Amor es de Putos… pero también de Barrio

«La gente del país se ríe del acto de abrir sus ojos a un enfoque distinto en la apreciación de bienes y servicios en general. Del sexo. De política. De las relaciones sentimentales; diferencias entre hombres y mujeres, etc. Considero que pueden reírse de cualquier cosa, pero no es una risa tan fuerte comparada con risas sobre temas más comunesCarlos Ballarta
El barrio de San Esteban en Xochimilco, CDMX, lo vio nacer. Pero las calles de Chicoloapan, en el Estado de México, lo vieron crecer.   Y créanme no hay lugar mejor que la zona metropolitana de la capital del país para aprender a vivir en la jungla de asfalto. Desde soportar largos trayectos en transporte público hasta saber cómo repartirse el dinero en toda la ropa por si te llegan a asaltar. De ahí mero es de donde viene Carlos Ballarta, standopero que la está haciendo en grande por todo el país y que está a punto de estrenar su especial de Stand up en Netflix «El amor es de putos», que no es cosa fácil.
cv-3
 Y dejen les digo una cosa; los que venimos de esa zona contamos orgullosos nuestros padecimientos, pero somos susceptibles cuando alguien se burla de nuestro pesar en la forma de vivir. A menos, claro, que sea alguien que venga de donde mismo y sufra de manera similar. Entonces es cuando nos reímos, de nosotros mismos.
 cv4
 Gracias a la maravillosa manera de comunicarnos a través de las redes sociales, pudimos hacerle una pequeña entrevista a Carlos que a continuación pueden leer.
Considerando que ha recorrido gran parte del país me pareció prudente preguntarle ¿de qué  NO se ríen los mexicanos y qué asuntos  les ofenden?
CB: Temen a reírse de tragedias nacionales recientes (por ejemplo el caso de los 43 de Ayotzinapa, por mencionar algunos), y también de chistes sobre personas con capacidades diferentes, en especial chistes sobre retraso mental o de Síndrome de Down.
Sin embargo en muchas de sus rutinas habla de estos temas y es verdad que cuando menos te das cuenta ya soltaste una carcajada enorme, justo cuando estás luchando por convencerte de que eres una mala persona por hacerlo.
NEB: ¿Qué es lo que a ti no te da risa? ¿Qué es lo que más te da miedo al momento de subirte a un escenario?
CB: Lo que no me da risa y lo que más me da miedo en el escenario es que la gente no se ría. He tenido pesadillas en las que la gente no se ríe.
Otra cosa que uno puede notar cuando escucha a Carlos es que al hablar tiene un basto vocabulario y el uso de las groserías son la excepción y no la regla como en otros casos, por eso le pregunté ¿Consideras que tu humor es producto de algo o alguien en especial algo que leas, algún personaje de barrio?
CB: Tampoco había pensado en esto. En retrospectiva creo que toda mi forma de pensar está muy influenciada por Los Diálogos de Platón. Así que podría ser que también mi humor. No quisiera aceptarlo porque me parece que sería una aseveración muy pretenciosa, jeje.
NEB: ¿Cuánto tiempo te piensas dedicar al stand up y después qué te gustaría hacer?
CB:  Pues quisiera dedicarme a esto para toda mi vida. Y compaginarlo con otras actividades como el cine y televisión.
NEB: ¿Qué haces si el público reacciona totalmente indiferente en alguna presentación tuya?
CB: Intento llamar su atención. Si no se puede, me bajo.
NEB: ¿Sientes que el éxito por tu trabajo ha cambiado tu forma de ser en las calles, con la gente?
CB: Mas bien ha cambiado la forma de ser de la gente para conmigo. Siempre he sido muy esquivo y la gente es así conmigo, siempre he pensado que se debía a mi apariencia. Ahora hay gente que me reconoce y me habla, pero como no soy muy expresivo, podría pasar por mamonez, pero no tiene nada que ver con eso.
Y no podía dejar pasar la oportunidad para preguntar ¿Para ti qué significa ser de barrio?
CB: Nunca había pensado en esa pregunta. No creo que tenga mayor significado que el ser el resultado de una serie de causas que determinan tu origen. No creo que tengas control sobre eso.
Uno aprende cosas y formas de ser que, en especial en barrios de delegaciones no tan céntricas, combinan ciertas creencias campiranas con mentalidad citadina, lo cual resulta en una identidad muy marcada (la forma de hablar, la forma de adoración religiosa, gastronomía, etc.)
 cv2
 Ballarta nos recuerda que uno se puede reír de situaciones comunes y corrientes. Que la cotidianidad de las grandes ciudades, por más caóticas que parezcan, son en realidad un motivo para seguir riéndonos de nosotros mismos de Nosotros, El Barrio.
Así  me despido de ustedes gente finísima que lee estás líneas, no sin antes recordarles que este 21 de noviembre pueden checar el especial de Netflix de Carlos Ballarta: El amor es de putos. Aunque también el amor es de barrio.
Yo soy FEDE
¡Ahí nos vidrios!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *